miércoles, 4 de junio de 2014

El ojo del mundo - Robert Jordan

Portada del primer libro
Título: El ojo del mundo (Desde Dos Ríos/La Llaga)
Saga: La rueda del tiempo
Autor: Robert Jordan
Traductor: Dolors Gallart
Editorial: Timun Mas
Páginas: 640 (403/466)
Portada del segundo libro

Hoy toca presentaros la primera (o las dos primeras) entregas de la famosa saga de fantasía La Rueda del Tiempo. Comencemos, como siempre, con la sinopsis.
Las vidas de Rand al’Thor y sus amigos en Campo de Emond han resultado bastante monótonas hasta que una joven misteriosa llega al pueblo. Moraine, una maga capaz de encauzar el Poder Único, anuncia el despertar de una terrible amenaza. Esa misma noche, el pueblo se ve atacado por espantosos trollocs sedientos de sangre, unas bestias semihumanas que hasta entonces se habían considerado una leyenda. Mientras Campo de Emond soporta la ofensiva, Moraine y su guardián ayudan a Rand y a sus amigos a escapar. La huida sólo será el comienzo de sus problemas, ya que Moraine, miembro de la antiquísima orden de las Aes Sedai, cree que Rand Al’Thor está destinado a desempeñar un papel protagonista en los acontecimientos que se avecinan y de los que dependerá la supervivencia del mundo.
Saga y argumento
 
La Rueda del Tiempo es una extensa saga -catorce novelas- creada por Robert Jordan. Antes de comenzar a tratar la historia en sí, voy a explicaros una curiosidad sobre la edición española que valdrá la pena conocer para aquellos que se animen a comenzarla.

La edición original consta de 14 libros; la edición española, de 20. Esto se debe a que los seis primeros libros están divididos en dos libros independientes, lo cual aumenta el total -y el coste para el lector-. Así, por ejemplo, la primera novela, El Ojo del Mundo, se divide en España en Desde Dos Ríos y La Llaga. Personalmente me parece una decisión editorial pésima y abusiva con el lector, pero espero que esto no desanime a aquellos que puedan sentirse atraídos con la historia.

Si queréis ver el listado de libros y las correspondencias entre los títulos, aquí podéis consultarlo.

Ahora, comentemos el argumento. El Ojo del Mundo comienza de modo similar a La Comunidad del Anillo de J.R.R. Tolkien; el grupo de protagonistas debe huir de su tierra natal para emprender un viaje desesperado, perseguido por bestias que desean su muerte. Aunque, en La Rueda del Tiempo, este planteamiento no tarda en divergir, y de un modo -a mi parecer- mucho más interesante que el peregrinaje interminable de El Señor de los Anillos (por favor, no se ofendan los fans de Frodo; no todos tenemos que coincidir en la magnificencia de la Tierra Media).

Robert Jordan, autor de la novela
El grupo protagonista es guiado por dos personajes que hasta el catastrófico día no conocían de nada, dos extranjeros en su pacífico y aislado pueblo. Pero dos nuevos aliados de incalculable valor y sabiduría, que les guiarán en una empresa desesperada llevándoles de punta a punta de su mundo. Aunque, hay que decirlo, dicho viaje es muy lento y el tono desesperado por la persecución se hace cargante. Aunque, tras ver el final y la posible dirección que puede tomar la historia, esto puede quedarse en algo del pasado (pese a que no dudo que en algún momento de futuras novelas volvamos a tener viajes interminables; es el gran e inevitable problema de la novela fantástica).

Dicho así, el argumento no pasa de lo típico en novela épica, pero el talento del autor y la originalidad en los detalles más aparentemente típicos dan mucho valor a la historia. Además, para mi el punto que más me enganchó en la historia es la (evidente) conexión entre el protagonista y Lews Therin Thelamon, un héroe de leyenda del que nos narran su caída en el prólogo, y los acontecimientos que se desatan a raíz de esto a partir de cierto punto hacia la mitad del libro (o el final de Desde Dos Ríos). A mi parecer, esta novela merece ser leída hasta este punto; si no os ha enganchado entonces, no lo hará después (aunque dudo que no os mordáis las uñas desde ese momento).

Y en cuanto al final, más que sobresaliente. No esperaba llegar a ese nivel para esta primera novela y no decepciona para nada. Y los que lean la edición partida, también tendrán un final de lo más intrigante (el punto que comentaba en el párrafo anterior).

Personajes y estilo
 
De los personajes, francamente, aún no sé mucho. Conocemos sobre todo a los protagonistas -gente de pueblo que debe huir hacia una aventura sin destino claro- pero no del todo a los personajes más interesantes que se nos presentan: la Aes Sedai Moraine, su guardián Lan o la "adivina" Min Farshaw. Aunque, siendo una saga tan extensa, está claro que sabremos de ellos a medida que avancemos, con lo cual no me preocupa mucho.

Respecto al estilo, Robert Jordan escribe con calidad pero a un ritmo pausado y algo cargado. No es una lectura muy amena, aunque no es soporífera, y, de todos modos, encaja muy bien con el tipo de novela y los acontecimientos que narra

Conclusiones
 
En vistas de todo lo que me queda por leer de esta historia, no me veo en condiciones de dar una valoración todavía. El ojo del mundo es el principio de una saga muy extensa, y como tal, es un libro muy introductorio, aunque ya nos regala más de un momento memorable. Tengo buenas vibraciones con esta saga, pero no voy a dar una nota que pueda ser falsa cuando, de aquí a un tiempo, lea posteriores entregas, así que de momento lo dejaré como está. ¿Os gusta la fantasía y algo de lo aquí dicho os ha llamado la atención? Entonces, adelante. Y si no, esperad a próximas reseñas para ver cual es el resultado de esta historia.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar